Estamos para ayudarte

TERAPIA DE PAREJA


Cuando hablamos de dificultades conyugales nos referimos al estado de “insatisfacción individual asociado con la relación de pareja”. En este sentido, cuando surge un problema, cada uno de los miembros se percata de los aspectos del comportamiento del cónyuge que deberían de cambiar para que la relación fuese satisfactoria. Justamente, lo que constituye los problemas y los mantiene es lo que las personas hacen para intentar resolver sus problemas. Indudablemente, si la tentativa de solución no funciona, no sólo no resuelve el problema si no que lo complica a través de un círculo vicioso que perpetúa lo que debería cambiarse.

Usualmente las parejas encuentran en ellos mismos los recursos que les permiten superar sus dificultades, no obstante, hay ocasiones en que los problemas superan los medios de los que disponen en ese momento para resolverlos, al punto de poner en riesgo la relación. En estos casos, estas parejas pueden beneficiarse mucho de una terapia de pareja y lo más recomendable es asistir a ella, en aras de lograr encontrar alternativas de solución.

OBJETIVO


Ayudar a las parejas en conflicto a mejorar el nivel de satisfacción que obtienen de la relación conyugal. En virtud, se les proporciona las herramientas y técnicas necesarias para que sean ellos quienes concilien los diferentes puntos de vista y cooperen en pro de soluciones mutuamente satisfactorias; incidiendo en las formas de interacción de la pareja y ayudando a modificar las percepciones y cogniciones individuales erróneas.

Ayudar a la pareja a desistir los ataques personales uno contra el otro para crear un contexto favorable a la expresión de emociones subyacentes y por tanto favorecer una mejor comunicación, llevando la discusión al nivel del problema y no al nivel de la relación.

Estamos para ayudarte