¿Por qué marcan la diferencia?

Uno de los motivos de consulta más frecuentes en SERCRECER es el bajo rendimiento académico y algunas dificultades en el aprendizaje de nuestros niños. En algunos casos, y gracias a la evaluación neuropsicológica se logra establecer con claridad si existen o no dificultades en los niveles de comprensión, procesamiento y atención de la información.

Sin embargo, en la mayoría de los casos también nos encontramos con unas importantes fallas en estrategias y hábitos de estudios presentes en niños y jóvenes, que independientemente del caso a tratar siempre afectarán de manera significativa los procesos de aprendizaje. Es decir, con presencia o no de alguna patología neuropsicológica es indispensable contar con herramientas y estrategias de estudio apropiadas que promuevan la correcta asimilación del conocimiento.

De acuerdo con muchos expertos, los hábitos de estudio implican el empleo de estrategias relacionadas con la organización, planificación y autoevaluación del conocimiento; ya que permite desarrollar habilidades para “aprender a aprender”.

Un importante factor es la habilidad de los niños para estudiar en casa, ya sea realizando las tareas o estudiando para exámenes. En cualquier caso; independientemente si el colegio es partidario o no de dejar tareas para la casa, los niños pueden empezar a desarrollar importantes características de la personalidad como la autonomía y la responsabilidad si tiene la oportunidad de practicar lo aprendido en otros entornos diferentes a la escuela, además de convertirse en la oportunidad perfecta para profundizar conocimientos.

Lo primero que debemos hacer es identificar las condiciones que facilitan los procesos de aprendizaje al momento de estudiar en casa, estas son algunas de las recomendaciones de nuestros profesionales:

  •  Tener una organización previa del material que se va a utilizar.
  • Estudiar en un lugar sin ruido.
  • Programar un horario de estudio aprovechando los momentos del día de mayor concentración.
  • Panificar con tiempo los periodos intermedios de descanso, estos deben ser de 10 minutos aproximadamente
  • No dejar las tareas para el último momento.
  • Se debe contar con un escritorio apropiado y tener a la mano todos los elementos necesarios, evitando distracciones.

Al momento de sentarse a estudiar, no debemos olvidar:

  • Establecer una meta (Qué se quiere lograr y en cuánto tiempo)
  • La motivación interior es el motor de todos los procesos.
  • Nunca conformarse con mínimos, debemos tener siempre estándares altos de superación y exigencia.
  • Cumplir el cronograma establecido y respetar los horarios destinados a estudiar en casa.

Será entonces labor de los padres, enseñar y promover en los niños desde edades preescolares unos buenos hábitos de estudio con el fin de que las habilidades sean adoptadas como hábitos y se desarrollen progresivamente con el desarrollo infantil. De esta manera, al llegar al bachillerato e incluso a la universidad los jóvenes tendrán claridad con respecto a sus modelos de aprendizaje y la forma en que son más productivos y adquieren con mayor profundidad el conocimiento. Esto sin duda hará que san mejores profesionales en cualquier área del desempeño laboral.

1
Hola ¿como podemos ayudarte?
Powered by
REGISTRATE!!

REGISTRATE!!

Recibe la mejor información que mejora la calidad de vida para ti y tu familia, eventos y promociones que tenemos exlcusivamente para ti.

You have Successfully Subscribed!